Consejos infalibles para organizar tu casa.

Saber cómo organizar tu casa es esencial para tenerla siempre ordenada y limpia, sólo hay que seguir una rutina diaria y no tendrás que dedicar un día de la semana a estas tareas; sigue estos sencillos pasos y siempre tendrás tu casa perfecta.

En primer lugar, aprovechemos que hemos hecho hace poco el cambio de armarios, para tirar todo lo que no usemos de las habitaciones. Aunque te parezca que tienes pocas cosas, seguro que hay algunas que no usas. Quédate con lo imprescindible.

Tira los tuppers viejos de la cocina y demás utensilios que no uses; organiza los cajones y la despensa, y también el congelador y la nevera.

Haz lo mismo en todas las estancias de la casa: los baños, el salón, la terraza… Dedica un fin de semana a tirar cosas; aunque parezca un poco rollo, es un buen comienzo.

Cada día, al levantarte, abre ventanas y destapa las camas para que se ventilen bien. Después de desayunar, haz las camas, y coloca la ropa en su sitio. Pasa la escoba o mopa y un trapo húmedo para quitar el polvo.

Guarda en el lavavajillas las tazas y platos del desayuno, recoge las encimeras y pasa una escoba.

En el salón, pasa la escoba o mopa y ahueca los cojines de los sofás, comprueba que todo está en su sitio y pasa el trapo húmedo para retirar el polvo. Si tienes niños, hazte con una caja donde poner sus juguetes.

En los baños, limpia los sanitarios, pon las toallas a lavar si fuese necesario, repasa el cristal del espejo, barre y friega el suelo.

Termina de barrer el resto de la casa, como el pasillo, la entrada y la terraza.

Si tienes tiempo, puedes poner ahora la lavadora; si no, puedes aprovechar mientras preparas la cena. Es importante que mantengas el cesto de la ropa vacío, y que dobles y guardes la ropa una vez esté seca. Si no puedes planchar, guárdala, no la dejes amontonada. Cuando tengas tiempo, ya lo plancharás.

Esto no te llevará mucho tiempo, y siempre tendrás tu casa ordenada y acogedora. Es muy importante, que por la noche, mantengas el hábito de ordenar: guarda la ropa en el armario y pon en el cesto la que es para lavar, deja el salón recogido y también la cocina después de la cena. Los niños, que hagan lo mismo con sus juguetes, libros y la ropa que se quitan antes del baño o ducha. Así, al levantarnos tendremos ya la casa ordenada y empezaremos el día más relajados.

2018-11-07T18:31:36+00:00octubre 21st, 2018|Trucos para tu hogar|